Un parte importante del mantenimiento de nuestra bicicleta de montaña es mantener la presión adecuada de las ruedas. Las razones las explico a continuación:

Las ruedas excesivamente infladas son más fáciles de pinchar, menor tracción y muchos rebotes. Si están menos inflados provocan excesivo esfuerzo al pedalear, se pueden desprender del rin y hacen más difícil controlar la bicicleta.

Los fabricantes colocan el rango de presión (mínimo y máximo) que admite cada cubierta. Estos rangos vienen dados en las 2 medidas de presión principales:

Rango mínimo y máximo de presión en la cubierta de la rueda

Bar: equivalente 1 atmósfera terrestre a nivel del mar.

PSI: Libras por pulgada cuadrada.

Las bombas de pie vienen con un manómetro que incluye estas 2 medidas. Es siempre recomendado que tengamos una bomba de pie en casa y una de mano para nuestras salidas.

Los rangos de presión dependen también del propósito de los ruedas, ejemplo neumático de cross country (xc) requiere más presión que uno para downhill que es de un mayor grosor. También depende si el neumático tiene dentro tubo o si no lo tiene (tubeless), los primeros requieren menos presión.

Otro factor a tener en cuenta es nuestro peso con el equipo completo al montar, a mayor peso más presión sin pasar del máximo y menor peso menor presión sin pasar del mínimo indicado en las cubiertas.

El terreno también influye, presiones más altas en terrenos más lisos y presiones más bajas en terrenos más técnicos (con raíces, piedras, etc.) pero al igual que con el peso sin pasarnos del mínimo y máximo indicado en la cubierta.

Para finalizar, se recomienda probar con diferentes rangos de presión tomando en cuenta los factores explicados arriba. Las ruedas pueden tener la misma presión o la rueda trasera un poco más que la delantera pero nunca lo opuesto. CX

Facebook Comments
Categorías: Biomecánica