Los manillares de las bicicletas de montaña al inicio eran de menos de 600 milímetros (mm) de ancho. Al ir surgiendo las diferentes subcategorías de mtb aparecieron con ellas diferentes longitudes de manillar que ahora están entre los 650 y 750 mm de ancho.

Los manillares anchos (más de 700 mm de ancho) sirven para mejorar la estabilidad en terrenos más técnicos como los que encontramos en las pistas de enduro. Los manillares más cortos (menos de 650 mm ancho) a su vez sirven para maniobrar mejor en terrenos más estrechos.

El tamaño ideal de nuestro manillar depende de nuestra longitud de hombros y brazos, así como también de la categoría de mtb que practicamos. Con esto en mente los fabricantes incluyen líneas de corte para ajustarlos a nuestras necesidades, pero se recomienda que este corte sea hecho por personal capacitado con las herramientas apropiadas ya que si no hacemos el corte bien podemos echarlo a perder.Los manilares tienen también medida de abrazadera y ascenso (rise).

Los extremos de los manillares tienen guías para corte

La medida de abrazadera es el diámetro que debe tener nuestra potencia para ser compatible con el manillar, la más común es 31.8 mm. El ascenso, junto con la potencia, determina nuestra postura para manejar, un manillar plano es más utilizado para reducir la aerodinámica en carreras o descensos. Mientras que con un manillar con una medida de ascenso tenemos una posición más erguida que es más cómoda para nuestra espalda y reduce la carga en brazos y manos, es más recomendado para recorridos largos en donde la resistencia prima más que la velocidad.

El frente del manillar muestra la medida de la abrazadera, el ancho y el ascenso

Facebook Comments
Categorías: Mecánica